¿Llegamos al nuevo mundo? De las “fake news” a la confianza en un mundo hiperconectado

Flavia Milano

Flavia Milano

Cuatro mil millones de personas, más de la mitad de la humanidad, nos conectamos a Internet cada díaGoogleamos  40.000 preguntas por segundo. Compartimos 27 millones de imágenes, audios y videos a diario. Podemos recorrer a vuelo de dron una ciudad que nunca visitamos.

La información viaja miles de kilómetros en instantes y aterriza en la palma de nuestra mano. Desconocemos muchas veces ¿con qué nos conectamos? ¿cómo discernimos datos veraces de fake news? ¿cómo convertimos la información en una herramienta para el desarrollo? La retrasmisión de información lleva un alto componente emotivo. Muchas veces información transformada en viral sin verificar, está realmente contribuyendo a causas muy alejadas de las que quien retrasmite desde su teléfono buscaba originalmente apoyar.

La veracidad de la información va de la mano de la construcción de confianza. La confianza es un paso ineludible para alcanzar la credibilidad en lo que se hace, y casi en un juego de palabras, lo que se hace cuenta con legitimidad si uno es confiable. Navegar nuestro nuevo mundo cotidiano, impregnado de tecnología, nos obliga a asumir la responsabilidad individual de renunciar a retransmitir cadenas de trascendidos con patinas de información seria -las fake news– si queremos ser relevantes, y que los ciudadanos recurran a nuestros servicios para dar soluciones efectivas.

En efecto, hoy la ciudadanía se aglutina, organiza y separa bajo lemas cambiantes y a la distancia de un hashtag y sin la intermediación de las organizaciones de la sociedad civil en sentido clásico.  Para que los proyectos que buscan mejorar la vida de la gente sean sostenibles, además de un buen diseño y transparencia en su ejecución es necesario construir confianza. Para construir confianza un paso fundamental es la fuente y transmisión de información veraz.

Muchos nos hemos dado cuenta de la dimensión que tiene el hecho de retransmitir información para el fortalecimiento de nuestros sistemas democráticos y acceso a la justicia.

Gestos aparentemente inocentes y sin consecuencias como el de enviar o de retransmitir información sin verificar, puede convertirnos en cómplices involuntarios de olas de “fake news”. Ante esto y casi, como antídoto, en nuestro equipo de trabajo usamos un lema: “entérate y entrénate. Enterarse de primera mano cuál es el problema, qué posición tiene la gente afectada directamente frente al mismo y entrenarse para aprender y ser parte de su solución. Con este lema en mente decidimos profundizar en buenas prácticas de informacion respecto proyectos a gran escala donde por su dimensión, tocan la vida de muchas personas y donde la información inexacta tiene el potencial de afectar negativamente a las comunidades que se busca paradójicamente tutelar, aislándolas de nuevas oportunidades de acceso a mercados de trabajo.

Un ejemplo que podría ilustrar la importancia de generar información confiable es el del monitoreo participativo de la calidad del agua en Guerrero, México. En 2016, los pescadores de Nuevo Balsas (Guerrero) comunicaron a la empresa Torex Gold su preocupación por el estado del agua del río Balsas, principal fuente de abastecimiento de la localidad donde se vertían los residuos de las detonaciones de la mina de oro El Limón-Guajes. A partir de este reclamo, Torex Gold firmó un convenio con la Universidad de Guerrero para analizar la calidad del agua, en el marco del cual se incluyó la participación de las autoridades municipales y las cooperativas pesqueras para aprovechar su experticia y se impartieron talleres abiertos a la comunidad sobre los procedimientos de monitoreo para garantizar la transparencia de los resultados.

En proyectos tan grandes, hemos visto cuan frecuente es la estampida de trascendidos sobre temas de interés común, como en el ejemplo de la calidad del agua.  Si en el caso de Nuevo Balsas la información inicial inexacta se hubiera hecho viral, ninguno de los buenos resultados que se consiguieron hubieran tenido lugar. El adherirse a la creación y diseminación de información veraz resulta crucial para los interesados directos y a la postre también para otras personas que desde otros lugares geográficos busquen apoyar a las comunidades con un click veraz a favor del desarrollo territorial de localidades que ganan espacio en el mapa.

Informarse e informar también sobre buenas prácticas es un buen modo de posicionar la propia organización referente. ¡Entérate y entrénate!

 


Para ver más avances en materia de participación ciudadana respecto a proyectos a gran escala ver este material de consulta y oportunidades de capacitación así como la nueva Estrategia de relacionamiento del Grupo BID con la sociedad civil.

 

Flavia Milano

Flavia Milano

Especialista Senior en Operaciones y consejera del Vicepresidente de Países en los temas de participación ciudadana | sociedad civil. Experta en temas de participación ciudadana, líder del proceso de creación de la nueva Estrategia del Grupo BID con la Sociedad Civil.