Cambian los tiempos, cambian las reglas: El nuevo relacionamiento ciudadano

27/07/2018

 

(*) Por Flavia Milano, Especialista Senior en Operaciones/Sociedad Civil – Grupo BID

 

La visibilidad, rol y alcance de acción de la ciudadanía se ha fortalecido y los nuevos movimientos sociales han evolucionado incorporando nuevas dinámicas de intercambio que se han extendido para incluir a grupos tradicionalmente marginalizados, como a otros que expresan comunidad de intereses: movimientos rurales, alianzas de pueblos indígenas, organizaciones defensoras de derechos de minorías sexuales, personas en condición de discapacidad y aquellos que promueven la igualdad de género, entre otros.

Los países de América Latina y el Caribe han avanzado en el fortalecimiento de los mecanismos de relacionamiento ciudadano en las últimas décadas. En este contexto, las reivindicaciones de DDHH por su complejidad y profundidad merecen un análisis detenido y exceden al marco que se menciona en este artículo. Con la salvedad anterior, existen avances que han respondido a factores internos y tendencias globales que han modificado drásticamente la interacción entre los tres actores principales del desarrollo: Gobierno, Sector Privado y Sociedad Civil. Estos factores y tendencias se podrían condensar en cuatro dimensiones.

1. Madurez creciente de los sistemas democráticos. Los Estados de la región han avanzado en el fortalecimiento de la gobernabilidad con mecanismos de relacionamiento ciudadano que apuntan a mayores grados de transparencia de la gestión pública, la institucionalización de la participación de la ciudadanía en nuevas leyes y políticas, y en un proceso continuo de modernización del Estado que conlleva mayor participación ciudadana en los procesos de toma de decisiones.

2. Crecimiento económico y empoderamiento de la clase media. La región ha experimentado en las últimas décadas un crecimiento económico significativo y junto con ello la expansión y empoderamiento de una clase media que demanda más y mejores servicios públicos. La reacción reciente a los escándalos de corrupción tanto en el sector público como en el sector privado son una muestra de un cambio de percepción. En este contexto, un amplio espectro de la ciudadanía, que incluyó en no menor medida a la emergente clase media, ha exigido que los involucrados respondan sobre las acusaciones en procesos de investigación que resguarden el debido proceso y la independencia judicial.

3. Nuevo relacionamiento entre la Sociedad Civil y el Sector Privado. La sociedad civil se ha constituido como uno de los motores más poderosos para impulsar una masa crítica de empresas que adhieren a principios de responsabilidad social corporativa. Por su parte, el empresariado en conjunto con la ciudadanía ha respondido con la definición de estándares específicos que guían el comportamiento de las empresas en sectores tales como las industrias extractivas, el sector automotriz, las actividades financieras, el sector electrónico, entre otros.

4. Masificación del uso de nuevas tecnologías y redes sociales. La creciente generación y disponibilidad de data con la transformación digital, así como la reducción dramática de los costos de transacción y velocidad de flujo de la información han sido factores determinantes en la facilitación de la participación de la Sociedad Civil. Este cambio tecnológico y la proliferación de nuevas vías de comunicación han contribuido a canalizar mayor participación de la Sociedad Civil, con esquemas nuevos que operan con una fluidez sin precedentes y en ocasiones des-intermediando organizaciones y agrupaciones ciudadanas tradicionales. Las movilizaciones contra la corrupción donde se utilizaron plataformas sociales para organizar marchas y protestas constituyen una muestra de esta nueva fluidez y desintermediación.

En este contexto, los Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) y agencias de cooperación trabajan para avanzar oportunidades con la inclusión de la sociedad civil. Recientemente el Grupo BID ha aprobado la nueva “Estrategia de Relacionamiento del Grupo BID-Sociedad Civil” para construir un relacionamiento con la Sociedad Civil que maximice su aporte a los objetivos de reducir la desigualdad y la pobreza, potenciar la productividad y la innovación, y reforzar la integración económica de los países de América Latina y el Caribe.

Asimismo, en un esfuerzo y trabajo conjunto, el Banco Mundial ha convocado a Flavia Milano como parte de su Grupo de Expertos en Relacionamiento Ciudadano: “Habiendo liderado el diseño, contenidos e implementación de la nueva Estrategia del Grupo BID, con los insumos y participación de especialistas internos del BID de gran experiencia en varios sectores, así como gracias a los aportes de más de 500 ciudadanos, gobiernos y empresas de América Latina y el Caribe, es una oportunidad para aportar nuestra experiencia formando parte además del Grupo de Expertos del Banco Mundial. Este trabajo conjunto demuestra tanto la apertura del Banco Mundial y del BID para sumar diversidad de experiencias, así como el firme compromiso que tenemos los que trabajamos en temas de desarrollo para aprender, conocer y mejorar vidas desde un enfoque de crecimiento sostenible e innovador.”

 


REFERENCIAS: 

http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=EZSHARE-581988153-22

http://www.worldbank.org/en/about/what-we-do/brief/citizen-engagement

Construir un relacionamiento con la Sociedad Civil que maximice el aporte a los objetivos de reducir la desigualdad y la pobreza, potenciar la productividad y la innovación, y reforzar la integración económica y social de los países de América Latina y el Caribe